17 años del día que cambió al mundo

Dos aviones comerciales irrumpieron en la mañana del 11 de septiembre de 2001 y con ellos planeó el fantasma de la guerra, de la inseguridad mundial y del dolor. Se estrellaron en las “torres gemelas”, en el símbolo del capitalismo estadounidense.

Era martes aquel día y el primer avión golpeó al mundo a las 8:46 minutos de una mañana que parecía de lo más tradicional y corriente. A las 9:02 llegó el segundo impacto. Esos dos momentos, ante el asombro de la población mundial, cambiaron el curso de la historia.

En un primero momento era el daño a las 40 mil personas que trabajaban en las torres y a las más de 150 mil que le visitaban cada día. Pero en realidad fue un daño a toda la población mundial.

Aunque las torres gemelas suelen ser el episodio más recordado de esa mañana, otros dos aviones fueron secuestrados por terroristas: uno se estrelló en un área del Pentágono, el cuartel general del ministerio de Defensa de Estados Unidos, y otro cayó en una zona de Pensilvania, al enfrentarse los tripulantes contra los terroristas.

Al-Qaeda confirmó meses después que su objetivo inicial eran las plantas nucleares de los Estados Unidos, pero que decidió no hacerlo para no crear un caos mundial.

Actualmente en el lugar donde estaban las torres derrumbadas existe el llamado 9/11 Memorial, un monumento para recordar a todos los fallecidos ese día. Los nombres están reunidos no de manera alfabética sino por lazos sanguíneos o de amistad para que las personas estén unidas a pesar de la muerte.

Artículo extraído de: HuffPost

Anuncios