8 años sin Amy Winehouse

«Los locos como yo no viven mucho tiempo, pero viven como ellos quieren»

Debido a una ingesta masiva de alcohol y drogas (4.5 más veces de los límites legales para conducir), el 23 de julio del 2011 se apagó la luz de una de las grandes cantantes de blues, jazz y soul, Amy Winehouse.

Amy vendía millones de discos por todo el mundo, y sus conciertos con llenos totales retumbaban con su potente voz. Poco después de recaer en el consumo de alcohol y su inminente divorcio, la cantante lucia un aspecto desmejorado, tanto físico como mental; y ya no hubo vuelta atrás.

La noche del 22 de julio Amy Winehouse tuvo una última conversación con su guardaespaldas, Andrew Morris, «Me estaba enseñando algunos clips en su laptop y estaba cantando y me dijo ”chico, puedo cantar” y le dije “claro que puedes cantar”. Ella dijo “si pudiera regresar sólo para caminar por la calle sin problemas, lo haría”, fue lo último que dijo antes de ingerir una enorme cantidad de alcohol. El 23 de julio Amy Winehouse fue encontrada muerta en su cama.

Esta mañana su madre, Janis H. Winehouse, compartió la fotografía de una veladora junto a unas zapatillas que pertenecían a su hija. No hubo necesidad de palabras.

Amy tenía en el momento de su muerte, 27 años, así que forma parte de El Club de los 27, al igual que los músicos fallecidos a dicha edad (Kurt Cobain, Jim Morrison, Brian Jones, Jimi Hendrix, Janis Joplin), mítica en las necrológicas del rock.