Significado de los elementos de un altar de Muertos

El Día de Muertos es una tradición muy mexicana que se celebra cada 1 y 2 de noviembre; y está llena de magia, color y supersticiones. Es el día en que los mexicanos celebramos a nuestros muertos, les hacemos un altar y los invitamos a regresar a este mundo a convivir con nosotros en un ambiente de fiesta.

El origen del día de muertos

Esta fiesta se remonta a un tiempo anterior a la llegada de los españoles. Se conmemoraba el 9º mes del calendario solar mexica y duraba 1 mes. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl “La Dama de la Muerte”, y se rendía tributo a los parientes fallecidos.

Los antiguos mexicanos creían que la almas tomaban diferentes rumbos o caminos que estaban determinados por el tipo de muerte que habían sufrido y no por la vida que habían llevado (la dualidad de infierno y cielo llegó con los españoles). La idea del altar de muertos surge de las ofrendas que ponían los indígenas en torno al árbol “xócotl” para venerar a sus muertos durante las fiestas.

Significado de los elementos de un altar de muertos

Ok, ya aprendimos un poco de la historia del Día de muertos pero… ¿conoces el significado de los elementos más representativos de un altar de muertos? ¿no? pues en Relatable Mx estamos para sacarte dudas.

Fotografía de los difuntos: Este es uno de los elementos más importantes ya que deja en claro a quien se dedica el altar.

Velas o veladoras: La luz atrae a las almas al altar.

Papel picado: Simboliza el viento y la unión entre la vida y la muerte.

Incienso o copal: Aleja a los malos espíritus del paso de la vida y la muerte.

Flores: En este punto pueden ser colocadas las flores preferidas de los difuntos, sin embargo, las más representativas son las blancas que representan el cielo, las moradas el luto y el cempasúchil la tierra, guiando a los espíritus a este mundo por su color y olor tan característico.

Pan de muerto: Representa la generosidad del anfitrión o el regalo de la tierra.

Plato con sal: Purificación para que el alma no se corrompa.

Vaso con agua: Mitiga la sed de las almas y da fuerzas para su regreso, pero en algunas culturas -como la maya-, el agua en el altar simboliza la entrada del inframundo, pues para ellos los cenotes eran ese símbolo sagrado.

Platillos típicos: Es tradición colocar los platillos preferidos de nuestros seres queridos en vida, además de bebidas o cigarros para los mayores y dulces para los niños.

Objetos personales o que le gustaban al difunto: Suelen colocarse aquellos objetos favoritos de los difuntos y juguetes para el caso de los niños.

Calaveras de dulce o chocolate: Hacen alusión a la muerte, recuerdan que ella es parte del ciclo de la vida; es además el modo en el que los mexicanos nos reímos de la muerte.

Imágenes religiosas: Suelen colocarse las imágenes o  esculturas de los santos de devoción de la persona a la que se dedica el altar; de igual manera, para facilitar la salida del difunto, si se encontrara en el purgatorio, debido a no poder alcanzar la gloria.

En un altar de muertos suelen prevalecer los siguientes colores: amarillo que representa la vida, el morado que representa la muerte y naranja que simboliza la unión entre la vida y la muerte.

 

Anuncios