‘Día Internacional del Abrazo’, las razones por las que debes dar y recibir más abrazos

En el año de 1986, Kevi Zaborney, un estadounidense preocupado por las pocas muestras de afecto que realiza la gente en público (incluso con los miembros de su familia), pensó en crear una festividad que les brindará una excusa de hacer algo que a todos nos gusta: dar y recibir abrazos.

Este día se celebró por primera vez el 21 de enero de 1986 en el pueblo de Clio en Michigan, y se popularizó gracias al Calendario de eventos Chase, una publicación que presentaba todas las festividades locales del año y cuyo dueño era el abuelo de una de las mejores amigas de Zaborney.

Los abrazos son beneficiosos para todos. Con ellos no solo se incrementa el vínculo afectivo y emocional con otras personas, sino que además activan todo el cuerpo, mejorando la salud y provocando la felicidad.

Cuando abrazamos a una persona, disminuye la producción de cortisol y adrenalina, hormonas que se emiten en altas concentraciones cuando nos encontramos bajo una situación estresante.

«Abrazar y ser abrazado nos une y nos relaja ofreciéndonos una sensación de paz, tranquilidad y seguridad».

Los abrazos aportan muchos beneficios para la salud, entre sus principales aportes están los siguientes beneficios:

• Aumenta la autoestima y mejora el estado de ánimo

Además de la oxitocina, los abrazos liberan serotonina y dopamina, generando una gran sensación de bienestar y felicidad. Asociado a esto, también se mejora la autoestima, por lo que aumenta el buen estado de ánimo y energía.

• Es una terapia rejuvenecedora natural

Otro de los grandes beneficios de los abrazos es que estimulan la oxigenación del organismo, algo que ayuda a prolongar la vida de las células y, por tanto, prevenir el envejecimiento prematuro. No debemos olvidar que los abrazos fortalecen el sistema inmunitario al favorecer la creación de glóbulos blancos, las células encargadas de combatir infecciones y enfermedades.

• Reduce el riesgo de padecer demencia

Abrazar relaja, nos aporta tranquilidad, seguridad y confianza, disminuye el estrés , relaja los músculos y nos hace sentir bien. Todo esto, a su vez, contribuye a reducir el riesgo de padecer demencia.

• Disminuye la presión arterial

Los abrazos activan unos receptores en la piel denominados corpúsculos de Pacini, que son los encargados de enviar las señales al cerebro reduciendo de esta manera la presión arterial.

Otra manera de brindar cariño a los que están lejos o nuestros amigos virtuales, es enviar un mensaje de afecto. Las palabras también abrazan así que si envías estos mensajes recuerda etiquetarlos con el hashtag #DíaInternacionaldelAbrazo.