Miniso, la tienda que no es tan japonesa como nos ha hecho creer

Al hacer su aparición en México, Miniso parecía una tienda más que intentaba imitar los diseños de Hello Kitty u otros personajes de la empresa japonesa Sanrio; sin embargo, lo accesible de los precios en combinación con el diseño típico kawai hizo que, a su llegada al país, esta tienda pasara de ser una curiosidad a estar abarrotada en cada una de sus —ahora 54— sucursales.

Existe una creencia popular de que esta tienda es japonesa, aunque basta entrar a la Wikipedia para saber que tiene base en Guangzhou, China. No obstante, el diseño de las tiendas no es lo único que causa confusión sobre el origen de los artículos, la misma empresa en su sitio web lo declara así: “Miniso es una marca japonesa que ha revolucionado el fast fashion a nivel mundial, poniendo a tu alcance más de 5,000 productos de alta calidad a precios accesibles, convirtiendo cada compra que realices en un consumo inteligente”.

Miniso se fundó en 2011 y ahora es una cadena de tiendas de variedades que se especializa en artículos domésticos, cosméticos, de papelería, juguetes, utensilios de cocina y snaks. Fue cofundada por el diseñador japonés Junya Miyake y el empresario chino Ye Guofu, y está bajo el régimen de la empresa china Aiyaya.

De acuerdo con su sitio web, durante cuatro años, Miniso ha logrado estar presente en más de 60 países, desde México hasta Mongolia. Tiene más de 2,600 puntos de venta en total y se jactan de abrir de 80 a 100 tiendas cada mes. Sus ganancias pasaron de ser de 750 millones de dólares en 2015 a 1.5 mil millones de dólares en 2016 y a 1.8 mil millones de dólares en 2017.

La razón de su éxito

El éxito de Miniso puede ser similar al modelo de Inditex (Zara, Bershka, Pull&Bear, Oysho): Ye Guofu envía unos 200 compradores de todo el mundo en busca de ideas. Estas personas se dedican a cazar tendencias y localizar nuevos artículos para el hogar y productos de belleza, para que cada semana haya cosas nuevas en sus estantes (lo cual genera cierta adicción por obtener lo más novedoso), según informó el diario The Economist en junio de 2017.

Sus productos más caros no cuestan más de 500 pesos y son los menos, muchos rondan los 50 y los 100 pesos. Y en comparación con las tiendas japonesas, estos precios parecen asombrosamente baratos. La realidad de esos bajos costos es que la tienda está conectada engañosamente a Japón, pues dice que fue fundada en Tokio, aunque tiene solo cuatro tiendas allí y más de 1,000 en China. En la cultura mexicana —y también en el mundo— los productos japoneses son mucho más valorados que los chinos, pero a la vez, se sabe que lo hecho en China suele ser mucho más cómodo para el bolsillo.

No obstante, los productos de Miniso combinan un diseño sencillo, moderno y atractivo con calidad a bajo costo, una fórmula perfecta. En sus tiendas, la curaduría de los productos es cuidada, lo que hace que sea un trabajo profesional. Los aparadores sencillos, pulcramente pintados de blanco, permiten que (a pesar de que a veces hay aglomeraciones, como la de Mérida), se cree un ambiente de paz.

La identidad de la marca también ha sido clave para el éxito. Al deslindarse del origen chino y arraigarse a lo japonés, ha logrado obtener mayor confianza. Su logotipo es muy similar al de Uniqlo, una de las cadenas de tiendas más exitosas de Japón que ha hecho esa fama por sus productos básicos de ropa y diseño a precios aptos para clase media (prendas desde 400 pesos en adelante) y con una durabilidad y calidad envidiable.

Basta mirar con atención los productos para aclarar la duda: son diseñados en Japón y hechos en PRC (República Popular China).

Es triste saber —y reconocer— que un país como China, que puede tener productos de tan alta calidad (como Huawai o Lenovo) tenga tan mala fama que deba disfrazar sus productos de japoneses para lograr un éxito tan rotundo como el de Miniso.

Artículo extraído de: mexico.com

Anuncios