¿Por qué el menú de los Golden Globes de este año fue 100% vegano?

El menú de los Globos de Oro de este año fue completamente vegano, pues con Joaquin Phoenix y Leonardo DiCaprio nominados, a la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood no le quedaba más remedio si quería contar con la presencia de dos estrellas que se han situado en la vanguardia de la lucha contra el calentamiento global.

La responsabilidad del cambio de menú en los Globos recae sobre los hombros de Phoenix, quien también se presentó en la alfombra roja con un esmoquin cien por cien sostenible. En su discurso de agradecimiento por el premio al Mejor Actor Dramático, el hombre detrás del Joker tuvo unas palabras para la asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood, por reconocer y tratar el vínculo entre la agricultura animal y el cambio climático.

Según la revista Variety, fue él mismo quien se encargó de que esa oferta culinaria basada exclusivamente en plantas ocurriese, sugiriéndole la idea a la asociación en primer lugar y, más tarde, insistiendo para que se hiciese realidad.

Tras la ceremonia, Joaquin Phoenix siguió expresando su gratitud a los Globos de Oro por optar por ese cambio:

«Nunca me he sentido tan orgulloso de asistir a una gala de premios como esta noche», le contó a los periodistas congregados en la sala de prensa. También habló sobre cómo los últimos estudios científicos apuntan al consumo de carne como uno de los principales agentes contaminantes en la actualidad: «Hemos llegado a un punto en el que las pruebas son irrefutables e innegables» (…) Ahora, consumir productos animales ya no es una opción personal. Está teniendo consecuencias drásticas en todo el mundo».

Por su parte, Leonardo DiCaprio también se mostró encantado de que la ceremonia ofreciese sopa de remolacha, risotto de champiñones y snacks vegetarianos a sus invitados.

Lo cierto es que da igual que Phoenix haya responsable en solitario del menú, porque el compromiso medioambiental de DiCaprio es algo que está fuera de toda duda. Puso en pie la Leonardo DiCaprio Foundation en 1998, lo que significa que lleva ya más de dos décadas intentando activamente concienciar a la población mundial sobre los desafíos a los que la Tierra se enfrenta como consecuencia de la contaminación y otros excesos humanos. Ha trabajado en proyectos (sobre todo, relacionados con energías renovables) en multitud de países, ha producido y/o apadrinado varios documentales, ha dado charlas al respecto e incluso se ha reunido con el Papa Francisco, aunque él mismo se considere una persona poco espiritual. Su verdadera religión, según ha confesado en varias ocasiones, es la preservación de la biodiversidad y el sueño de un mañana más verde y sostenible para todos.

Sin duda, mucho más coherente que lo que Joaquin Phoenix improvisó el pasado domingo en los Globos, pese a que (evidentemente) él también estaba hablando desde el corazón. «Con suerte, podemos unirnos y conseguir algunos cambios reales. Es genial poder votar, pero a veces tenemos que ser responsables nosotros mismos y realizar cambios y sacrificios en nuestras propias vidas. A veces, no tenemos por qué coger aviones privados a Palm Springs para asistir a las galas de premios». Es decir, que mientras que DiCaprio apuesta por un discurso en positivo («la unión hace la fuerza, démonos la mano y seamos invencibles»), su colega prefiere lanzar un dedo acusador sobre su profesión, incidiendo en que los hechos hablan más fuerte que la palabrería.

Es difícil saber cuál de los dos está siendo más efectivo. Desde luego, intentar superar a alguien que puso en marcha una ONG a los 24 años, aprovechando el éxito de ‘Titanic’, es francamente imposible, pero nadie duda de que Phoenix también está haciendo lo correcto: utilizar su estatus estelar para impulsar un mensaje necesario en un contexto cada vez más apremiante. Es sólo que no se le puede hacer sombra a Leo DiCaprio, un tipo que supo ver esto muchísimo antes que el resto de Hollywood (con excepción, quizá, de Jane Fonda y Ted Danson). Sobre todo, hay que subrayar el hecho de que Joaquin Phoenix y él no está compitiendo en esto, sino que el esfuerzo climático debe ser una historia de colaboración y solidaridad. Siempre.

Conoce más en: revistagq.com